Síguenos en

Deportes

Murió El Uruguayo, ex líder de La 12 temido hasta por la policía

Cumplía arresto domiciliario, estaba en silla de ruedas y alguna vez dijo: «Soy el monstruo que todos pintan; la cana me ve y me tiene miedo».

Murió Richard William Laluz Fernández. Su nombre dice poco. En Uruguay es prácticamente desconocido, aunque en Argentina le puede sonar a alguno. Ahora, si se dice que a los 51 años murió «El Uruguayo», entonces la cosa cambia en ambas márgenes del Plata. Se trata de un excapo de «La 12», con un amplió prontuario criminal, que se encontraba paralítico y cumpliendo prisión domiciliaria.

El martes, antes del superclásico que River Plate le ganó 2-0 a Boca Juniors por semifinales de la Copa Libertadores 2019 con una gran actuación de Nicolás De La Cruz, un hincha millonario falleció a causa de un infarto, pero nada tiene que ver con la muerte de El Uruguayo.

Nacido en Montevideo el 15 de mayo de 1968, El Uruguayo fue primero teniente de Rafael Di Zeo, capo durante muchos años de La 12 (barra brava de Boca Juniors) y luego se asoció con Mauro Martín, quien sucedió a Di Zeo cuando éste fue preso en 2007 condenado a prisión por una emboscada a hinchas de Chacarita en marzo de 1999.

El Uruguayo fue subiendo en la escala de poder de La 12, a tal punto que llegó a disputarle a Martín el liderazgo de la barra. El 15 de marzo de 2009, en Parque Lezama, había sido protagonista de un enfrentamiento a balazos entre su facción y la de Martín que dejó como saldo a una persona jubilada herida.

Ese mismo año, aunque por otra causa, fue detenido y marchó a prisión, lo que allanó el camino de Martín para seguir empoderado en La 12.

Por ese entonces declaró al diario Olé: «Soy el monstruo que todos pintan. Manejé pabellones, penales, la cana me ve y me tiene miedo. En cambio los barras son todos panchos que necesitan, como en ‘La 12′, andar con la Policía para que no les pase nada. Pero que se queden tranquilos ésos, no los voy a matar, que es lo que se merecen. Si en este país hay Justicia, los voy a mandar presos».

En enero de 2011 El Uruguayo quedó en libertad y volvió a sus andanzas y un par de meses después, el 12 de marzo, vio de cerca la muerte por primera vez. Esa noche había concurrido a Cocodrilo, un famoso boliche ubicado en Barrio Norte. Vio que allí, ubicado en el sector VIP, se encontraba Rafa Di Zeo y se dirigió hacia su mesa. Laluz recibió dos disparos de un guardaespaldas del excapo de La 12 y quedó paralítico, confinado a una silla de ruedas. Eso, igualmente, no le impidió continuar con su carrera delictiva.

El 1° de mayo de 2015 fue detenido en la terminal de Buquebus de Buenos Aires porque los escáners móviles de la aduana descubrieron que en el vehículo acondicionado de su propiedad había escondido 15 kilos de cocaína para transportar a Uruguay.

En 2018, mientras ya cumplía la prisión domiciliaria, lo involucraron en un nuevo hecho de sangre: el asesinato del narco colombiano Héctor Duque y su guardaespaldas Jorge Quintero, ocurrido el 24 de julio de 2008 en el estacionamiento de un shopping.

En septiembre del año pasado El Uruguayo obtuvo el permiso de cumplir arresto domiciliario en su casa de Sarandí, partido de Avellaneda. Hace una semana había sido ingresado al hospital Fiorito, donde cayó en coma y, según informó Clarín, falleció el martes.*(Fuentes: El País/Olé)

Más leídas