Síguenos en

Elecciones

Mujica: El 27 está en disputa ‘la voluntad de repartir’

El ex presidente de la República encabezó un acto del Movimiento de Participación Popular, esta noche, en el Instituto Cultural Español.

En un pasaje de su extensa alocución, de casi una hora exacta, Mujica recordó que durante los 20 años posteriores a la última dictadura, la economía aumentó 51% pero salarios y jubilaciones bajaron 8%.

«Con el primer gobierno de Sanguinetti era todo primavera. Se habían ido los milicos, estábamos todos contentos. El Parlamento era fenómeno, el PIT-CNT dialogaba con el gobierno, estaba todo lleno de planes. Todo era primavera. Con esa atmósfera, el viejo Sanguinetti aflojó un poco y el salario subió algo», señaló.

«Pero cuando llegó el ‘Cuqui’… Se acabó la primavera. Llegó el liberalismo puro. El gobierno se retiró de los Consejos de Salarios, lo que hizo que no hubiera quien arbitrara. Y eso provocó que perdieran los más débiles, que en este caso eran los trabajadores», subrayó.

Mujica enfatizó que «desde la década del ’90», jubilaciones y pensiones están «atadas» al salario. «Si no suben los salarios no suben las jubilaciones. Hay que tenerlo presente. En el funcionamiento correcto (de los Consejos) le va la vida a los trabajadores y a los que dejaron de trabajar», afirmó.

«Qué paso cuando vino el Frente Amplio. La economía, con esto, con aquello, con viento de cola, con lo que sea, creció 67% y los salarios y las jubilaciones en términos reales, aumentaron 54 por ciento, porque había voluntad de repartir. Eso es lo que está en disputa desde el punto de vista electoral, y hay que entenderlo», insistió.

DEUDA. Mujica también atribuyó al Partido Nacional el inicio de la deuda externa. «No fue tan malo el viejo Luis Batlle, que se fue del gobierno sin querer firmarle un préstamo al Fondo Monetario. Pero ahi vino el primer gobierno blanco, con un ministro llamado (Juan Eduardo) Azzini, que firmó y ahí empezamos a deber»

«Hasta ahí la deuda externa era al revés, nos debían ellos a nosotros (…). Nos quedamos con el ferrocarril de los ingleses, con el agua. Teníamos ingresos comparables a los de Bélgica o Francia de aquella época. Pero a partir de ahí empezamos a ser cada vez más latinoamericanos» sentenció.

Más leídas